miércoles, 12 de octubre de 2005

Sin título

Pierdo el tiempo, lo sé. Más allá de cualquier intuición, ¿adónde me conduce todo esto?

Mi vida es un continuo ir y venir a ninguna parte. Cada paso que doy, cada proyecto... Todo lo que hago me lleva al próximo error que cometeré.

Invierto grandes cantidades de tiempo en metas absurdas, en proyectos que no interesan a nadie... ni siquiera a mí.

Los estudiosos llaman a toda esa sucesión de fracasos y equivocaciones “periodo vital”. Por tanto, nuestros errores conforman nuestras vidas. Mi vida.

Todo se reduce a la suma de nuestras faltas, de nuestras equivocaciones y malas elecciones…

Al final, decrepitud y muerte. Sólo eso, y nada más.

domingo, 2 de octubre de 2005

Oh... un cambio

A menudo olvido que nada dura eternamente.
Dicen que lo bueno, si es breve, dos veces bueno.
¡Menuda tontería!

Detesto que las buenas rachas no duren tanto como querría.
Es triste que todo lo que suba tenga que bajar.

Pero, si te haces a la idea, y te adaptas a los cambios... ¡vaya!
Nada podrá echarte abajo.