domingo, 2 de octubre de 2005

Oh... un cambio

A menudo olvido que nada dura eternamente.
Dicen que lo bueno, si es breve, dos veces bueno.
¡Menuda tontería!

Detesto que las buenas rachas no duren tanto como querría.
Es triste que todo lo que suba tenga que bajar.

Pero, si te haces a la idea, y te adaptas a los cambios... ¡vaya!
Nada podrá echarte abajo.

No hay comentarios: