miércoles, 27 de septiembre de 2006

Lo que tendrá Firefox 2.0

Los que utilizamos Firefox habitualmente estamos deseando probar las novedades que incluirá la versión 2.0 . El cambio de la 1.0.x a la 1.5.x supuso bastantes quebraderos de cabeza para muchos usuarios. Algunos, incluso, decidieron regresar a la anterior versión estable del navegador del panda rojo. En mi caso, yo noté cierta ralentización en el navegador y un excesivo consumo de memoria (a veces, más que excesivo si tengo o he tenido muchas pestañas abiertas). No obstante, parece que por fin veremos una solución definitiva a este problema.

Vía Menéame
, la bitácora Navegadores publica las principales novedades que incluirá la nueva versión estable de nuestro navegador favorito. La primera de la lista: el consumo de memoria. ¡A ver si esta vez va la vencida!

Por cierto, ya ha salido
la primera versión candidata a ser Firefox 2.0 . ¡Ya va quedando menos! Y, por si no te he convencido, lee estas diez razones para usar Firefox.

domingo, 17 de septiembre de 2006

House, tercera temporada

Soy fan declarado de esta serie protagonizada por el británico Hugh Laurie. Las salidas de tono del doctor House, las broncas con su jefa y con sus empleados, los casos que resuelve, las conversaciones con su mejor amigo y la fauna humana que acude a su consulta conforman un interesante paisaje en una televisión desprovista de encanto, calidad o innovación. Ese es su principal atractivo. También algunas voces podrían argumentar en su contra que en cada episodio se repite una y otra vez el mismo esquema, pero en opinión del que suscribe estas líneas, este hecho no desmerece para nada el conjunto.

Los que hemos visto ya la segunda temporada completa, aguardamos con ansias el estreno de la tercera. Hace ya unas semanas que se empezó a emitir en Estados Unidos y... no voy a contar nada más. Para ilustrar este (intrascendente) post, añado un vídeo que subieron hace unos días en la bitácora ¡Vaya tele! Sin duda, acrecentará las ganas de ver lo nuevo de House.

¡Abstenerse de verlo todo aquel que no haya visto la segunda temporada completa!


jueves, 14 de septiembre de 2006

Ni Xena, ni Vulcano... Éride

O, Eris.

Este es el nombre por el que será conocido a partir de ahora el planeta enano apodado Xena por sus descubridores. Si hace unos días, Plutón recibió su denominación definitiva (134340 Plutón), por fin le ha tocado el turno a 2003 UB313. Desde hoy tendremos que referirnos a él como 136199 Eris.

Y, ¿qué hay de su satélite? Los fans de la serie Xena esperaban tener en el sistema solar un tándem Xena-Gabrielle. ¡Pues va a ser que no! La luna de Éride se llama desde hoy Disnomia.

En estos tiempos en los que la cabeza visible de la Iglesia dice tonterías es agradable comprobar que ciertas cosas funcionan.

Más información aquí , aquí, y aquí .

martes, 12 de septiembre de 2006

Tío, tú eres tonto

Agosto. Un tiempo espléndido. Y, tú trabajando como siempre. Tienes un turno nuevo y sólo libras un día entre semana. En lugar de irte a la playa, vas a tu sucursal bancaria habitual a pagar unas facturas. Haces cola, llega tu turno y te plantas delante de una de las cajeras. Es nueva, joven, guapa... y te pregunta por algo personal que nada tiene que ver con asuntos de índole monetaria.

Sus inesperadas palabras y su pícara mirada te desconcentran, contestas como buenamente puedes y reconduces la situación hasta recobrar el control de ti mismo. Haces lo que habías ido a hacer, te despides educadamente y das media vuelta.


¿Qué ha sido eso?
A medida que tus pasos te alejan de ella, te preguntas: ¿le gusto o sólo ha sido una muestra de cortesía profesional por su parte que mi mente calenturienta ha malinterpretado a posteriori? Dos horas después, ya te estás comiendo el tarro pensando en lo que podría haber ocurrido si hubieras demostrado tener sangre en las venas.

Tío, ¡tú eres tonto! Confío en que hagas lo posible para volverla a ver y aclares si realmente le gustas o no. Por tu bien y por el bien de los que te rodean...

lunes, 11 de septiembre de 2006

11 de Septiembre

Han pasado cinco años desde que las Torres Gemelas de Nueva York cayeron.

Han pasado 33 años desde que el golpe militar de Pinochet acabó con Salvador Allende.

Dos hechos de la historia reciente que no debemos olvidar.

domingo, 3 de septiembre de 2006

Se vende

Uno empieza a notar que el verano se termina al percibir ciertos cambios en el ambiente. Primero, las noches empiezan a ser más fresquitas y los días, poco a poco, se van acortando. Después, ese gran vampiro de nuestro tiempo de ocio, o sea la televisión, recobra su habitual ritmo de basura rosinegra, noticias amarillas, y fútbol. Atrás quedan las noticias de relleno y las reposiciones absurdas. Los programadores sienten la llamada de la sangre: es hora de volver a la lucha por arrebatarle espectadores a la competencia al mínimo coste.

Si éstos disfrutaban de una bajada notable en la duración de los bloques publicitarios durante la época estival, con la llegada de septiembre ya pueden echarse a llorar: regresan con fuerzas renovadas las teletiendas, los anuncios de colchones y almohadas milagrosas, los coches que jamás podrás adquirir, las máquinas para reducir peso rápidamente, y un larguísimo etcétera. Mas, existe un par de anuncios típicos de esta temporada que pueden exasperar al telespectador más paciente: estoy hablando de la vuelta al cole y los coleccionables.

Es vergonzoso que, a partir de mediados de agosto, los anunciantes proclamen a los cuatro vientos que las vacaciones se terminan, que se acabó lo bueno, y que la vuelta al colegio y/o trabajo está muy cerca. ¡Vale! Hay que vender y hacer pasta gansa con los gastos que ocasiona equipar a los churumbeles para volver al colegio... ¡Pero te lo anuncian a un mes vista! Esto constituye un atentado contra el tiempo de ocio de todos: los padres porque tienen que ir pensando en aflojar la pasta, y los críos porque aún están de vacaciones.

Pero, ¿qué sucede cuando los hijos han vuelto a los libros y los adultos hemos vuelto al trabajo? ¿Cómo soportaremos el duro día a día? Una vez más, la televisión tiene la respuesta: los coleccionables. Los tenemos de todas las clases: miniaturas, literatura, libros en miniatura, coches de colección, coches en miniatura por piezas, enciclopedias en fascículos, muñecas, robots, muñecas en miniatura, etcétera.

Con esas colecciones por entregas que nunca completaremos, seremos capaces de soportar el paso de los meses... Y, allá por el mes de octubre, suspiraremos porque la televisión ya nos anuncia la navidad. ¡A mediados de octubre y pensando en la navidad! ¡Qué gente!