domingo, 19 de noviembre de 2006

Si quiero encontrar lo que busco

He llegado a un punto en el que ya no puedo vivir en la inopia. No puedo ser ingenuo, ni puedo ignorar el paso del tiempo. La espontaneidad es un lujo fuera de mi alcance.

Expresar lo que siento no sirve. ¿Quién dijo que la frescura era refrescante?

Frío y calculador. Así debo ser, si quiero conseguir lo que deseo. Aún así lo tengo crudo. Pero, ¿qué no lo es hoy en día?

domingo, 12 de noviembre de 2006

Primeros reproches (IV)

¡Bravo! ¡Al fin lo conseguiste! Llevas muchos años detrás de esto. Si no me equivoco, lo planeaste todo cuando aún estudiabas en secundaria. Te trazaste una ruta y te ceñiste al plan, sin dejar nada a la improvisación. Hoy por fin ha llegado el día. Recogerás lo que con tanto empeño has sembrado a lo largo de toda tu corta vida.

Cuando el sobre llegó a tus manos, contuviste la respiración unos segundos pues sabías que, cuando leyeras su contenido, nada volvería a ser igual. Rompiste el precinto y extrajiste la carta. Tomaste el escrito entre tus manos y leíste su contenido con atención. Poco a poco, un rictus serio se va apoderando de tu rostro. Al terminar de leerla, depositas la carta en un cajón de tu escritorio y suspiras aliviado.

Y, ¿ahora qué piensas hacer? Creo que es un momento tan apropiado como cualquier otro para meditar sobre esta cuestión. El contenido de la carta es justo lo que esperabas. Has luchado con entereza para lograr tus objetivos. Te propusiste un reto en la vida y lo has conseguido. Te has esforzado mucho por lograrlo y la carta es tu recompensa.

Mas, sería conveniente analizar el contenido de la misiva. Apuesto a que contiene los resultados de aquel concurso al que te presentaste. Recuerdo haberte visto estudiando bastante las últimas semanas antes de las pruebas. Te preparaste a conciencia, seguro que debiste hacerlo bien y la carta así debería atestiguarlo. Aprovecho que has bajado la guardia para abrir el cajón y echarle un vistazo a la carta.

Vaya... Confieso que no sospechaba algo así al observar tu reacción tras leerla.


A la vista del resultado, veo lo equivocado que estaba contigo. Te has puesto a la altura de cualquiera mínimamente inteligente. Sin más. El escrito atestigua lo poco extraordinario que eres en realidad. Te impusiste unas metas elevadas, y no has conseguido culminar con éxito tus objetivos. Pensé que estabas predestinado a cosas importantes y ahora veo que no es así. No lo has logrado por muy poco. Ese estrecho margen te separa de la gloria.

Igual que otros muchos antes que tú, has fracaso antes de empezar. Sólo espero que ése no fuera tu plan original. Prefiero no pensarlo. Es más, prefiero dejar de pensar. Porque a la luz de los hechos, ¡qué mediocre eres!

miércoles, 1 de noviembre de 2006

Firefox 2.0 ya está aquí

Después de mucho esperar, por fin ha llegado la nueva versión estable de nuestro navegador favorito. A simple vista, funciona mejor que la versión 1.5.X... que no es poco. Para descargar la nueva versión y leer más acerca de las nuevas características implementadas, acudid a este enlace.
Y, por el momento, esto es todo.

P.S.: En breve saldrá
vía actualizaciones automáticas la versión 7 de Internet Explorer. Por comentarlo...

Abendum: Microsoft ha decidido, en vista de que casi nadie se ha bajado la versión 7, convertir a éste en actualización crítica.