viernes, 16 de noviembre de 2007

Reflexiones en la fría noche

En la tarde de ayer, los termómetros marcaban 2º de temperatura en Vitoria. El cielo estaba completamente despejado y eso invita al disparate. Según regresaba a casa, dejaba atrás a una Luna creciente y el hongo luminoso provocado por la contaminación lumínica de Gasteiz. A medio camino de regreso a casa, decidí pararme en el arcén y apagar las luces. A pesar del frío, salí de mi vehículo y alcé la vista al cielo. En un minuto, mis ojos se adaptaron a la oscuridad lo suficiente como para observar el Camino de Santiago.

¡Había olvidado cómo es la Vía Láctea! ¿Cuántos años habrán pasado desde la última vez que la vi?

A las 20:00 h de ayer, se convocó otro apagón de cinco para ahorrar energía y llamar la atención sobre el cambio climático. Ignoró qué respuesta hubo a la convocatoria, pero sí sé lo mucho que queda por hacer.

Anexo (20-11-2007):

Parece que el apagón no fue tan popular como el anterior. ¡Una pena!

3 comentarios:

Capitan Flint dijo...

Coño Ikari, La Via Lactea.. que no es un remoto cometa!!, deberías salir más, sobre todo por la zona de Soria, Teruel,Burgos... allí si que se observa el firmamento en condiciones.................

FabricalDreams dijo...

Que bueno tenerte de vuelta, ahora ponte las pilas que nos tienes abandonados!
Hace años que no veo la Vía Láctea, la cosa es que si ahora me paro a pensar, no se donde puedo pararme a verla :S

Ikari dijo...

Capitán Flint: Tienes toda la razón. Soy vago hasta para ir a aquí al lado a ver la Vía Láctea.

Fabrical Dreams: Todavía no he vuelto. Me quedan todavía unas dos semanas para terminar la obra. Mi habitación está casi acabada, la cocina nos la montan mañana, algún armario... Detalles, sin más.

Sé que tengo pendientes unas cuantas cosas (el Meme del 8 y ciertas modificaciones en el Caos), mas tendrán que esperar un poco.