miércoles, 16 de abril de 2008

Encontrado

Ya lo dije una vez: cuando menos lo deseas, aquello que buscabas surge ante tus ojos. No quiero parecer desagradecido, pero ahora no. No es el momento ni el lugar. Los deseos que tuve una vez fueron buenos. Aun mejores por incumplidos.

Te agradezco el gesto. Me alegro de saber que puedo llamar tu atención. No obstante, prefiero seguir mi camino. Si el destino nos reúne de nuevo, tendremos esa conversación pendiente desde hace décadas.

Por el momento, sigamos como hasta ahora. Tú en tu cielo y yo en el mío. Si hemos de encontrarnos de nuevo, sea. Hasta entonces, acumulemos experiencias que nos enriquezcan, que nos alegren la vida con su mero recuerdo. Para, cuando volvamos a vernos, tengamos más cosas que contarnos.

4 comentarios:

FabricalDreams dijo...

Hay que ser valiente para hacer eso. Quizás, casi seguro, sea la despedida definitiva...casi nunca vuelves a tener una segunda oportunidad.

Ikari dijo...

Cierto. Y, en muchas ocasiones, no sabes si realmente vas a querer esa segunda oportunidad.

exploding man dijo...

Este texto bien pudiera estar describiendo mis vivencias. Y como hay mucho refrán y frase hecha que se refiere a este tipo de cosas, simplemente presento mis aplausos por la redacción.

Ikari dijo...

Gracias por tus palabras y por visitar este blog.