viernes, 30 de enero de 2009

Anexo

Parece que hubiera pasado un siglo y no hace ni dos semanas que nos dijimos hasta luego. Un par de besos castos y hasta la próxima vez que el destino vuelva a reunirnos. Desear lo contrario, hubiera sido un error y no tengo tiempo para continuar cometiéndolos a cada paso que doy.

Cierto. Intercambiamos experiencias y, de alguna forma, ambos obtuvimos beneficios. Tarde o temprano, los dos recordaremos esos días con cariño y nostalgia. O, quizás no.

Eso, como otras cosas, lo dejo en tus manos.

1 comentario:

FabricalDreams dijo...

El tiempo pone todo y a todos en su sitio...buena reflexión.