jueves, 30 de abril de 2009

Cuarto aniversario

Sabía que de un momento a otro, mis amigos aparecerían con una enorme tarta de chocolate. Aunque no fuese mi cumpleaños, sí había algo en mi vida que bien merecía esta clase de celebración.

Nadie esperaba que, en lugar de una tarta del supermercado de la esquina, apareciera mi ex-novia con una bomba cuántica. Esas cosas no suelen ser letales si están mal configuradas o el usuario es un torpe de narices.

Lástima que mi ex no fuera ni una cosa ni la otra. Creo que esto acabará mal o bien según se mire.


P.S.: ¡Gracias a todos por seguir ahí durante estos cuatro años!

sábado, 11 de abril de 2009

Hallazgos

La vela perfumada llevaba cientos de años en aquella habitación sellada y aún conservaba su fragancia. Sin embargo, la actividad de los parásitos ha degradado tanto el resto de la estancia que será extremadamente difícil obtener los resultados que esperábamos. Una vez más, hemos llegado demasiado tarde.