viernes, 22 de mayo de 2009

Elecciones

No sin cierta vergüenza debo confesar que en estos últimos meses apenas sí he escrito alguna línea medio decente. El trabajo y otras inquietudes más terrenales y, desgraciadamente menos carnales de lo que me gustaría, devoran mi escaso tiempo libre. Sin embargo, hoy me siento lo suficientemente irritado como para escribir un poco.

Dentro de poco, el 7 de junio, nos toca volver a las urnas a elegir a nuestros representantes europeos. La democracia en acción... o, tal vez no. Porque, seamos serios: para el ciudadano medio el Parlamento Europeo sigue siendo el eterno desconocido. No obstante, en esta ocasión sí que nos jugamos mucho: está en juego la neutralidad de la red y la privacidad de nuestras comunicaciones, es decir, Internet tal y como la conocemos.

Y, ¿de qué todo eso?

Para responder a esta pregunta, no tienes más que acudir a tu buscador favorito y acceder a un buen montón de posibles respuestas. Pero, ¿qué pasaría si un organismo decidiera qué páginas podemos ver y qué servicios podemos usar? Quizá no podrías volver a utilizar tu buscador favorito porque la empresa propietaria del mismo no ha pagado lo suficiente o porque dicho organismo prefiere "favorecer" a sus amigos. Quien dice buscador, dice youtube, o skype, o mensajería instantánea o un montón de cosas más de las que ni siquiera hemos oído hablar pero que bien podrían ser fuente de riqueza o puestos de trabajo.

Por otro lado, todos hemos escuchado de voz de nuestros políticos que el intercambio de archivos es ilegal cuando NO LO ES. El gobierno nos cobra un canon por si delinquimos y lo entrega a una sociedad privada para que lo reparta entre sus afiliados quién sabe bajo qué criterio y, encima, pretende seguir el ejemplo de Francia: espiar nuestras comunicaciones para saber qué archivos compartimos.

Y, ¿qué tiene que ver todo esto con las elecciones? El nuevo Parlamento resultante votará un paquete normativo sobre las telecomunicaciones que supondría privatizar Internet censurando aquí y allá en función de intereses privados. Más información, aquí.

Todo este asunto tiene unas implicaciones enormes para el futuro. Podéis encontrar más información en la web de la Asociación de Internautas o en Mangas Verdes, por mencionar sólo un par ejemplos de los cientos que hablan sobre el tema en toda la red.

Cuando quiero hablar de esto en casa o con mi gente, me resulta imposible: o no me creen o me responden con un "¿cómo va a querer hacer eso el gobierno?".

Y, vosotros, ¿qué opináis al respecto?