domingo, 16 de agosto de 2009

Rápido y fácil

La venganza inapelable de un sol indiferente y abrasador. En ocho minutos todo terminaría y no quedaría ni rastro de nada. Si alguno deseó no haber nacido, ésta es la ocasión que esperaba.

No hay comentarios: