domingo, 13 de diciembre de 2009

La Chica Alta y el bosque

El viento frío anunciaba la llegada inminente del invierno y nuestra Chica Alta se encontraba de nuevo disfrutando de un periodo vacacional. Se decía así misma que se había ganado a pulso estos días libres tras respaldar a su jefe en una turbia investigación que bien le podría costar su puesto de trabajo. Naturalmente, se había guardado un as en la manga por si Personal decidía ir por su cabeza.

En esta ocasión eligió viajar al norte. Creyó que podría escapar de la lluvia y se encontró atrapada en una ventisca de nieve a las pocas horas de llegar. Había alquilado una casa rural con todas las comodidades para ella sola. Ni ruidos, ni jefes, ni becarios, ni estrés, ni prisas... Sólo la nieve le torcía un tanto sus planes.

Llevaba dos días sin salir de casa cuando por fin el temporal amainó. Después de 48 horas subiéndose por las paredes al fin podía estirar las piernas fuera, sin peligro alguno. Se abrigó bien y salió al exterior. No tenía necesidad de bajar al pueblo por ahora, así que dirigió sus pasos hacia lo que había venido a visitar: el bosquecillo cercano. Según cierta página web, aquel paraje natural era el más sobrenatural de toda la península. En los últimos 30 años, unas 50 personas de todas las edades habían desaparecido en la comarca y aquel bosque fue el último lugar en el que fueron vistas. Las investigaciones apuntaban a vendettas entre vecinos aunque no había pruebas de ello. Sin venir a cuento, pensó que todo esto era obra de alguna mafia que traficaba con órganos humanos. Lo vio tan claro como el agua.

Pronto se encontró caminando entre pinos. Observó que apenas sí había algún viejo roble y alguna haya decrépita. El resto, todo repoblación con especímenes foráneos. Le faltaba solera para ser el típico bosque encantado y le sobraba ambición a su propietario.

- Es que nunca van a aprender... - pensó.

Una vez más, se sintió estafada y comenzó a planear una demanda contra aquella puñetera web de chorradas paranormales. Su abogada disfrutaría sobremanera con aquel pleito, sin duda.

Aburrida y con los pies fríos... Veinte minutos tropezándose cada dos por tres entre aquellos futuros muebles fueron suficientes para hartarla e inició el camino de regreso. Pensó en la increíble pérdida de tiempo que le había supuesto este viaje y lo bien que le sienta a su piel el cálido sol del Caribe.

- Aún estoy a tiempo de hacer las maletas de nuevo y cambiar de aires - pensó con decisión.

Ya veía la salida cuando tropezó con la enésima piedra oculta en la nieve. Cayó al suelo a cuatro patas de una forma bastante ridícula y justo cuando trataba de levantarse, reparó en un trozo de tela que sobresalía de entre la nieve, el hielo y las raíces de un joven pino insignis que las inclemencias meteorológicas de los últimos días habían conseguido tumbar. Si no se hubiese caído, habría pasado de largo sin verla. Le pareció muy inusual.

[No me preguntéis por qué le pareció inusual porque no lo sé. A este narrador nunca le cuentan nada].

Tiró con fuerza de aquel andrajo y, sin comerlo ni beberlo, brotó un cráneo humano. Lo examinó con cuidado sin tocarlo para nada aunque no quedara mucho que estudiar. Heridas de machete y ausencia total de partes blandas y un par de ojos de cristal en ambas cuencas. Dato, este último más que curioso, que sería muy útil a la hora de identificar el cadáver. No quiso ver más. Ya habría tiempo de satisfacer su morbosa curiosidad cuando llegaran las autoridades para excavar en busca de más huesos y realizar la pertinente investigación.

Mientras volvía a la casa para iniciar la maquinaría legal y policial, se juró a sí misma no volver a pisar la nieve en lo que le quedara de vida. Sin embargo, como en tantas otras ocasiones, tampoco fue capaz de cumplir aquella promesa.

jueves, 10 de diciembre de 2009

La vida tras la muerte no incluye una estancia con todos los gastos pagados en un aparta-hotel en el infierno.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Manifiesto "En defensa de los derechos fundamentales en Internet"

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales
de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles
y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.


Nota: Este manifiesto fue redactado conjuntamente por periodistas, bloggers e internautas, en una maratoniana sesión durante la tarde-noche de ayer. Si estás de acuerdo, difúndelo por todas las vías que puedas.