sábado, 30 de enero de 2010

CC

Me ha dado por ahí: he entrado en la web de Creative Commons en España y he solicitado una licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas. Así toda mi producción literaria estará bajo esa licencia. Naturalmente, quedan fuera la imagen que utilizo actualmente como avatar y algún que otro vídeo que tengo por ahí colgado desde hace tiempo.

Al fin y al cabo, en Internet todos somos creadores. Le pese a quien le pese.


¡Un saludo!

viernes, 29 de enero de 2010

miércoles, 6 de enero de 2010

Se acabó la navidad

La época navideña tiende a generar en mí un estado próximo a la irritación continua. De buenas a primeras, de un día para otro, los artistas callejeros cambian su repertorio habitual por sendos villancicos. Las poblaciones humanas encienden sus adornos navideños y las calles se llenan de basura de todo tipo.

Estas fiestas culminan con la llegada de la lotería y los "seres imaginarios". Ambos elementos conforman indisolublemente el verdadero rostro de la navidad. Hablo de dinero, naturalmente. Vil metal en forma de juguetes para las nuevas generaciones en medio de una conspiración mundial. Dinero donado a causas "humanitarias" por razones nada humanitarias. Añado a lo ya mencionado los abultados presupuestos dedicados a cabalgatas, iluminación especial, disfraces, turrones, caramelos, bebidas alcohólicas variadas, uvas, y un larguísimo etcétera. Y todo esto, dando la espalda a los desposeídos que sufren todos los días del año las consecuencias de nuestro tren de vida nada solidario.

Podría seguir pero no me apetece amargarme la cuesta de enero.

¡Besos y abrazos!

viernes, 1 de enero de 2010

2010

Como todos los años más o menos por estas fechas, he aprovechado para retocar algunas cosillas. Nada demasiado importante como para constituir una alteración extrema de esta bitácora. Sólo he revisado, ordenado, modificado, borrado y añadido nuevos enlaces a esa larga columna de la derecha. La verdad es que le hacía bastante falta. Supongo que lo suyo habría sido añadir muchos más, pero he de reconocer que en este 2009 he descuidado bastante mis lecturas. ¡Ah! También he alterado un tanto mi avatar.

Además, sé que mi escasa producción literaria ha sido menos prolífica de lo habitual y que el número de lectores ha descendido casi a cero. Espero que eso cambie durante el año en curso, aunque no prometo hacer demasiado al respecto.

Por cierto, ¡felicidades a todos! Espero que el 2010 sea el mejor año de vuestras vidas.

¡Saludos malvados!