miércoles, 6 de enero de 2010

Se acabó la navidad

La época navideña tiende a generar en mí un estado próximo a la irritación continua. De buenas a primeras, de un día para otro, los artistas callejeros cambian su repertorio habitual por sendos villancicos. Las poblaciones humanas encienden sus adornos navideños y las calles se llenan de basura de todo tipo.

Estas fiestas culminan con la llegada de la lotería y los "seres imaginarios". Ambos elementos conforman indisolublemente el verdadero rostro de la navidad. Hablo de dinero, naturalmente. Vil metal en forma de juguetes para las nuevas generaciones en medio de una conspiración mundial. Dinero donado a causas "humanitarias" por razones nada humanitarias. Añado a lo ya mencionado los abultados presupuestos dedicados a cabalgatas, iluminación especial, disfraces, turrones, caramelos, bebidas alcohólicas variadas, uvas, y un larguísimo etcétera. Y todo esto, dando la espalda a los desposeídos que sufren todos los días del año las consecuencias de nuestro tren de vida nada solidario.

Podría seguir pero no me apetece amargarme la cuesta de enero.

¡Besos y abrazos!

10 comentarios:

el actor secundario dijo...

Lo mejor que se puede hacer es no celebrarla.
¡Feliz fin de navidad!

Ikari dijo...

Lo secundo.

FabricalDreams dijo...

Es cuestión de cómo celebras la navidad, yo desde hace años intento tener ese "espíritu" y lo canalizo disfrutando de mi familia y seres queridos.

Para mí eso es la navidad así que no ha estado tan mal este año :P

Ikari dijo...

Fabri, eso que dices es celebrar una serie de reuniones con la gente que quieres. De propina, intercambiáis obsequios. La navidad es un pretexto, nada más. Se ha convertido en una excusa pobre y mercantil para hacer una de las cosas más agradables de esta vida: estar con nuestra gente. Para pasarlo bien, no necesito la navidad. Para eso tengo a mi gente.

Un saludo malvado y cómo me alegran estas discrepancias ^_^

FabricalDreams dijo...

Cierto Ikari, lo que pasa es que como excusa acabas viendo a family que tienes dispersa por ahí que, si no fuera por la navidad, quizás los verías mucho menos...

Estoy de acuerdo que los centros comerciales y demás han usado esta época del año a su favor, como San Valentín por ejemplo, acaban siendo las fiestas del consumo...mira ahí las rebajas que vienen a ser lo mismo...lo que pasa es que la Navidad tiene algo más que cada cual puede aprovechar y que, en definitiva, es lo bonito de la Navidad.

Lo suyo sería que tuvieramos ese espíritu navideño el resto de días del año pero, lo bueno si breve...ya sabes ;-)

Ikari dijo...

Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Coincido contigo en mantener la misma presencia de ánimo todo el año en lugar de en unas fechas tan concretas. Lástima que las ventas importen más que otras cosas.

¡Saludos con retraso!

midazolam dijo...

Yo no celebro San Valentín y las Navidades equivalen a encuentros forzados y desembolsos no necesarios. De todos modos, las ingentes cantidades de marisco y bombones salvan la papeleta.

explodingman dijo...

El anterior comentario era yo :)

el actor secundario dijo...

Qué será lo próximo... ¿El día del Amor?

Ikari dijo...

Coincido con Explodingman (bienvenido y tal, por cierto). Lo mejor de San Corte Inglés son los bombones. Pero, para comer chocolate tienes todo el año. Y para estar con tu pareja, cualquier día es bueno para celebrar el Día del Amor. Lo ideal sería celebrarlo todos los días.

Además, siempre podemos hacer como en Japón si debemos escoger una fecha en concreto: en nochebuena allí celebran una especie de San Valentín y luego, el 14 de febrero, otro.

Hay 365 días en el calendario. Cualquiera es bueno para celebrarlo con quien nos ama.