sábado, 27 de marzo de 2010

Cambio de hora

Adelantar los relojes una hora es un robo a mano armada aunque dentro de seis meses nos devuelvan el botín. Cuando despertemos, tendremos sueño debido exclusivamente al quebranto de la rutina establecida en sendos cimientos durante el último medio año. O eso o que la noche anterior no dormimos nada buscando el puro deleite de los sentidos. En este último caso, habremos sido también víctimas del mismo robo ya que nos habrán hurtado una hora de diversión. Sea como fuere, nos sentiremos un poco raros.

Pero esto no es lo peor. Lo más duro llegará pasado mañana al madrugar puesto que la dura caída en la vigilia (provocada por el más impío de los inventos del ser humano) se producirá una hora antes respecto al horario de invierno. Pero, como este año el cambio se realizará al comienzo de las vacaciones de semana santa, sólo unos pocos tendrán que sufrirlo. No obstante, dadas las malas condiciones ocasionadas por la crisis actual, no sé si debo calificar esto último como sufrimiento. Quizá deba matizar mi postura en un próximo escrito al respecto.

Naturalmente, las secuelas provocadas por jugar con las agujas del tiempo serán agua pasada en menos de una semana. Mientras vivamos nuestras vidas bajo los cálidos rayos del sol, la inevitable lluvia y el viento inesperado todo irá bien.

Habrá niños que lo sufran por vez primera: podrán experimentar por sí mismos un "robo por el bien común". Espero que la impresión no les dure para siempre o no podrán evitar que les priven de más cosas con total impunidad a lo largo de sus largas vidas.

2 comentarios:

FabricalDreams dijo...

1 hora menos de finde!!! T_T

Ikari dijo...

Exacto. Yo lo he expresado de una forma más negativa pero es así. La cosa es hacerse a la idea y adaptarse lo antes posible.