sábado, 29 de mayo de 2010

¿Cuándo no trabajas?

Vivimos tiempo sangrantes en los que tener trabajo estable es un milagro y tener un contrato indefinido comienza a tener mala prensa. De ahí que cuando alguien me ha realizado la pregunta que titula esta entrada, me he quedado perplejo al constatar que últimamente trabajar es lo único que hago. Y roto, así que unas veces trabajo de mañana, otras de tarde y siempre me toca algún fin de semana que otro.

Me alegro. Tengo suerte. Y, ésta se me acabará tarde temprano. Pero no será hoy.

jueves, 27 de mayo de 2010

La disposición final segunda de la LES nos esta negando el futuro

Copio y pego esta nota de prensa de Red SOStenible:

Hoy se ha prolongado el plazo para que los grupos parlamentarios puedan aportar sus enmiendas a Ley de Economía sostenible y, con ella, la Disposición Final Segunda (anteriormente Disposición Final Primera) que ataca los derechos fundamentales en Internet en favor de lobbies industriales que no quieren reconvertirse. La misma Disposición cuya retirada cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas han pedido de todas las formas.

Queremos aprovechar esta ocasión para recordar a los diputados que la ciudadanía quiere que se desactive una ley que no ampara los derechos mínimos:

1 - No se puede concebir una ley que afectan intereses particulares y no generales donde el juez no pueda entrar en el fondo del asunto, ofreciendo todas las garantías legales a los ciudadanos y emprendedores que están operando en Internet. Cerrar el acceso a un sitio Web puede devastar la economía de un pequeño y mediano emprendedor. Los ciudadanos no debemos asumir la reconversión de las Majors.

2 - No se deben mezclar asuntos del orden de la competencia desleal, como puede ser lucrarse del trabajo de otro sin que esto repercuta sobre este último, con la libertad de enlazar, citar y compartir, que son la esencia misma de Internet, una herramienta crucial para el futuro.

3 - Es inadmisible que se legisle en favor de un sector económico atrasado en su reconversión a expensas de los emprendedores que están ya implementando las oportunidades de la era digital. El ministerio de Cultura no está a la altura del alcance del problema. Ha invertido un tercio de sus recursos en Industrias Culturales y ahora necesita una Comisión nada imparcial para rentabilizar estos recursos, distorsionando el desarrollo normal de la economía cultural. Antes el ladrillo, ahora la copia. No reproduzcamos una burbuja de los contenidos de entretenimiento.

El respeto y la comprensión de las opciones que ofrece Internet son la salida de la crisis.

martes, 18 de mayo de 2010

Últimamente

Últimamente escribo textos bastante moralistas. Tendré que hacérmelo mirar ^_^

domingo, 16 de mayo de 2010

Perdedores y conformistas contra supuestos triunfadores

No siempre podemos salirnos con la nuestra. Este axioma no nos convierte ni en perdedores ni en conformistas pero hace que sintamos cierta envidia de aquellos que son la excepción a la regla. Sin embargo, esa maldita habilidad que demuestran tener estos sujetos para escapar de las consecuencias o para salir siempre ganando debería preocuparnos más. Sobre todo, en esas ocasiones en las que no nos importaría ser como ellos.

domingo, 9 de mayo de 2010

La conclusión

Tú eres una de esas anomalías que se presentan de vez en cuando. Aunque suene a tópico, contigo aprendí que el mundo no es tan feo o desagradable. Contigo, aunque ya no te necesite, me sentí aceptado. El infierno está en los demás, pero también puedo encontrar en ellos el paraíso si busco lo suficiente. Aunque hace años que te perdí de vista, aún conservo tu número de teléfono y la lección más importante que he recibido en toda mi vida.

La asimilación

Toda interacción provoca mutaciones. Las mentes de los seres humanos son moldeadas cada vez que establecen contacto con otros seres humanos. Las relaciones esculpen nuestra manera de ver el mundo. Cada momento vivido en compañía de otros nos proporciona nuevas perspectivas de la realidad. Puede que no siempre sea agradable pero es necesario para crecer.

viernes, 7 de mayo de 2010

Incidentes reflexivos

¿Hacerse el despistado está en la naturaleza humana o estamos ante otro fenómeno bien diferente?

Lunes por la mañana. Llueve. En menos de media hora, visito dos establecimientos para realizar anodinas tareas repetitivas. En ambos lugares, me veo obligado a depositar mi paraguas en un paragüero y, esto suele provocarme malos presentimientos.

Estoy encargando mis cosas sin perder de vista lo que es mío ni un instante cuando observo a un congénere intentando llevarse mi paraguas después de haber revisado concienzudamente el paragüero. Le tengo que llamar la atención para sacarle de su error. Parece que no se lo acaba de creer del todo y me pregunta con incredulidad si estoy completamente seguro. Esto me obliga a señalarle unas cuantas obviedades: el mío es de madera de cerezo, varillas de fibra y carecía de apertura automática. El paraguas que el sujeto pretende pasar por el mío estaba roto y poseía un mecanismo de apertura automática. No quiero ser mal pensado pero creo que intentaba darme el cambiazo. Falló.

Tras este incidente, creí que me encontraría a salvo. Nada más lejos de la realidad. En la siguiente tienda otro ser de mi misma especie erra al confundir su paraguas con el mío. Había salido de la tienda y no me costó alcanzarlo y decirle un "ése es mi paraguas". Azorado, se disculpa y vuelve a la tienda a por el suyo. Finjo comprender su equivocación aunque no entiendo cómo su sentido del tacto pudo fallarle de esa forma: el mango de su paraguas es lacado y el mío, no.

Mi paraguas es muy parecido a otros. Llegados al final de esta breve historia del despiste, uno se pregunta si el ser humano ya no sabe ni por dónde le sopla el viento. Si a cualquiera le pueden colar gato por liebre, si ya no somos capaces de distinguir nuestros paraguas de los de los demás, ¿habremos llegado ya ese punto en el que estamos indefensos a merced de cualquier tirano?