domingo, 9 de mayo de 2010

La conclusión

Tú eres una de esas anomalías que se presentan de vez en cuando. Aunque suene a tópico, contigo aprendí que el mundo no es tan feo o desagradable. Contigo, aunque ya no te necesite, me sentí aceptado. El infierno está en los demás, pero también puedo encontrar en ellos el paraíso si busco lo suficiente. Aunque hace años que te perdí de vista, aún conservo tu número de teléfono y la lección más importante que he recibido en toda mi vida.

2 comentarios:

FabricalDreams dijo...

Mientras uno no se arrepienta de lo que NO hizo, todas las "experiencias" son buenas, eso si, el recuerdo y la incertidumbre de no saber que hubiera pasado te puede devorar para siempre asi que, como decía aquel, arrepientete de lo que hagas ^_^

Ikari dijo...

Más razón que un santo no católico.