sábado, 17 de julio de 2010

Enemigos

Aunque tú no lo sepas, yo siempre he estado ahí. A lo lejos, observaba el lento declive de tus enemigos y aguardaba el momento oportuno para ocupar su lugar en ese monumental lío que llamas “tu vida”. Creíste que yo sería tu nuevo mejor amigo... ¡Ah! Cuánto puede equivocarse el ser humano.

No hay comentarios: