sábado, 1 de enero de 2011

Bajo las losas

Tarde o temprano, de una u otra forma, yaceremos bajo las pesadas losas. Dormiremos el sueño eterno, quién sabe si esperando la llamada de algún ser mitológico todopoderoso. Muchos de los que ya descansan no querían ver terminados sus días. Sin embargo, ahí están: depositados en cajas de madera más o menos caras. Todos iguales, todos trajeados y todos pudriéndose. Ante la muerte, no hay clases.

Esas losas han conocido el llanto, el desconsuelo, la infinita pérdida y cierta insana alegría reservada a los seres más mezquinos y abyectos. Cementerios poblados de silencios e injusticias, de sollozos y lágrimas. De deseos. De paz. De historias. De preguntas formuladas con lágrimas sin respuesta posible. De cenizas mecidas al viento. De huesos secos y olvidados. De rabia.

Los camposantos rebosan infamias y lo peor de la burocracia: tumbas alquiladas, nichos de quita y pon, fosas comunes, panteones que se inundan fácilmente, papeles que se traspapelan, muertos que se pierden y ataúdes que se extravían sin motivo aparente. Incluso los vivos podrían perderse en ellos y nadie podría encontrarlos jamás.

Nada extraordinario. En un mundo embotado estos hechos nos dejan tan fríos como los muertos recientes que habitan este lugar. Es un mundo hecho de cicatrices subterráneas, salpicadas aquí y allá de bancos en los que sentarse a llorar mientras los cipreses se cimbrean por la suave e implacable acción del viento.

15 comentarios:

Julio Muñoz dijo...

La verdad, me dejaste sin palabras (y es difícil). Soy uno de esos cipreses que se bambolean, pensando, interiorizando todo tu texto. Magnífico, escribes poco, pero cuando lo haces, siempre eres certero. Mi más sincera enhorabuena y reconocimiento. Un abrazo, nos leemos.

Ikari dijo...

Me alegro de que te guste :)

Al principio, iba de niños mutantes que se escondían bajo el cementerio y mataban a un periodista. Era el otro punto de vista que completaba un díptico. No pudo ser y ha quedado lo que has leído.

¡Gracias por tus palabras y nos leemos!

narbona dijo...

Muy bueno. Me alegra haberte descubierto. Gustándome tus textos, comparto tus intereses. Te sigo.

Un placer.

Ikari dijo...

Me alegro de que te haya gustado, narbona :)

Rafael Antonio dijo...

Realmente me encanto !!

Eres muy bueno nene, te encontré por error, pero creo te estaré visitando de ahora en adelante.

Te cuidas y Feliz año 2011 !!

Ikari dijo...

No creo que sea tan bueno pero me alegro de que te haya gustado "Bajo las losas".

Un saludo.

xhiena dijo...

"No creo que sea tan bueno"

PFFFF cuando te darás cuenta de que mola lo que escribes? xD

Ikari dijo...

¡Me alegro de que te haya gustado, xhiena!

Me cuesta años poder enfrentarme a mi obra y ser capaz de juzgarla con objetividad. No me parece tan raro...

PapelitoRojo dijo...

Perfecto. Un lenguaje muy cuidado sin llegar a resultar cargante.
No sabía que escribías... ¡Debes hacerlo más veces!
A la próxima me gustaría que fuera algo más optimista, más que hacia la muerte, hacia la vida.
Ahí te dejo mi propuesta.
¡Un beso enorme!

FabricalDreams dijo...

Como últimamente, otro relato corto e interesante.

Salud y a seguir escribiendo!

Ikari dijo...

Tomo nota, PapelitoRojo. Veremos qué sale la próxima vez :)

FabricalDreams, se hace lo que se puede ^_^

¡Muchas gracias a ambos por vuestros comentarios!

el actor secundario dijo...

Enhorabuena por el lavado de cara. Adelante y a disfrutar de las vacaciones.

Ikari dijo...

Gracias y eso mismo pienso hacer, actor secundario :)

Yanet Webber dijo...

Muy bueno, me encanta lo que escribis lo voy a leer mas seguido la verdad espectacular :)

Ikari dijo...

Gracias, Yanet. Bienvenida :)