viernes, 7 de octubre de 2011

Conquista

Los invasores retaron a los diezmados supervivientes.

Estos, cansados y hambrientos, aceptaron el reto.

Caerían a lo grande, pensaron.

Claro que cayeron y acerca de ellos jamás volvió a pronunciarse palabra.

La Historia la cuentan los vencedores.

Al adversario no se le hace justicia.