miércoles, 28 de enero de 2015

Cheshire es un mico*

Nicodemo Prometeo arroja un guante al lector al poner a prueba la paciencia de éste con una novela desafiante que explora, desde una perspectiva muy original, una historia de amor de imprevisibles consecuencias para la raza humana. El escritor sale vivo del lance gracias a su demostrada habilidad para jugar con los puntos de vista. Crear folletines a partir de la nada más absoluta está sólo al alcance de los dioses. Sin duda, Prometeo lo es pues consigue que no podamos dejar de leer sus desvaríos. En esta ocasión, el autor emplea 1714 páginas en narrar el viaje alucinógeno que sufre una pareja de monos recién casados tras ingerir una tortilla de boletus en mal estado mientras servían de conejillos de indias en las pruebas del nuevo programa de realidad virtual que facilitará el trabajo, en un futuro no muy lejano, al gremio de la carpintería metálica. Un más difícil todavía para este experto en simios con fobia a los argumentos triviales.



*Publicado originalmente en Palabra Obligada el 27 de enero de 2015.

No hay comentarios: